Un buen sitio para aprender el oficio de luthier : la escuela de luthier de Mirecourt

 

 

Noticias

Septiembre 2018. Ya empieza la vuelta al trabajo. Estamos preparando sus instrumentos para este nuevo año musical.

Tenemos violas de nivel grado profesional de distintos tamaños. Para mas información llamar : 685897822

Noviembre 2017. Campaña black friday. ¡ ¡ ¡ Descuentos especiales para compra de instrumentos ! ! ! !  Oferta válida hasta el 30 de noviembre. Llámanos para mas información.

Consejo : Muchos padres de alumnos de escuelas de música o conservatorio me preguntan si comprar o no en Wallapop. El luthier tiene que ser un servicio para el cliente, asequible, y da la seguridad en cuanto a lo que vende. Un instrumento, un arco que sale de mi taller no es mas caro, y tiene la seguridad de que está en buenas condiciones.

Participe en la XIIIy XIV Feria de Luthiers de Cervera 2016 y 2017 : 

¡ Que gusto estar con los músicos y compañeros lutiers !

enseñando instrumentos

Servicio de encerdaduras de arco : durante el verano 2015 tuve la gran suerte de poder aprender el mantenimiento y reparación de arcos en el taller de la reconocida Arquetera Nelly Poidevin, en Francia.

Entrevista en mi antiguo taller en Madrid

Entrevista de alumnos de la Escuela Nationale de Lutherie de Mirecourt donde he estudiado (texto en Francés)

Artículo de prensa en francés  : Luthier en Madrid – Lepetitjournal.com

 

 

BLANDINE GALY. LUTHIER DEL SIGLO XXI.

April 9, 2015 / Escrito por Inés Olivares

El oficio de luthier nos puede parecer, a los que desconocemos ese mundo profundo de lo que hay detrás de la construcción de un instrumento musical, algo del pasado. Hoy en día, con todo automatizado, fabricado en serie, imitando aparentemente a la perfección los modelos originales de otras épocas, pensar en que aún se conserva un oficio consistente en fabricar a mano, artesanalmente, un instrumento musical, nos quiere llevar a tiempos pasados. Sin embargo, como en todo, cuando queremos que algo transmita, la intervención directa de las manos y el saber hacer de alguien que conozca desde dentro el funcionamiento de lo que va a crear, marca una diferencia fundamental.

Cuando conocimos a Blandine, algo nos dijo que estábamos descubriendo a alguien que de verdad ama y conoce su trabajo. Hoy queremos que su labor se conozca un poco más.

– Por lo que sabemos, comienzas siendo una niña el aprendizaje del violín. ¿Cómo se pasa de querer aprender a tocar un instrumento a interesarse por el aprendizaje de todo su proceso de construcción? ¿Tienes algún antecedente en tu familia?

– La verdad es que desde pequeña siempre he visto a mi padre construir instrumentos en su tiempo libre; primero órganos positivos y luego se interesó por la construcción de instrumentos de cuerdas; creo que de allí viene mi curiosidad sobre el proceso de construcción del violín y luego decidí aprender este oficio y dedicarme a esto. 

– ¿Qué instrumentos son los que construyes o reparas?

 – Me dedico a la construcción y reparación de los instrumentos del cuarteto de cuerda (violín, viola y chelo).

– ¿Qué es lo más importante para ti en el proceso de construcción de un instrumento como el violín?

– Lo más importante es respetar ciertas normas de medidas, espesores…que van a contribuir a la comodidad y estabilidad del instrumento, y tener exigencia en cuanto a la calidad del trabajo.  Luego creo que siempre tenemos una idea del resultado final que queremos alcanzar y hay que trabajar siempre con esta idea en mente para acercarnos  lo máximo a este resultado. A veces si trabajamos por encargo, la persona a quien se destina el instrumento nos influye mucho en la manera de trabajar. 

– ¿Cada instrumento que construyes es único? ¿Por qué?

– La madera es diferente de un violín a otro. E influye mucho el estado de ánimo del constructor, también influye la personalidad del músico para quien se destina el instrumento; lo adaptamos a sus gustos. Luego, siempre queremos hacer un violín mejor que el anterior entonces intentamos mejorar detalles, técnicas, etc…todo esto hace que cada instrumento sea único. 

– ¿Cuáles serían las fases en la construcción de un violín? ¿Qué materiales se utilizan?

– Diría que hay tres fases ; la primera, la construcción del violín, en todas sus partes, luego el barnizaje, muy importante y delicado y por último, el montaje, toque final para que el instrumento pueda ser tocado. 

Los materiales utilizados son la madrera; abeto para la tapa armónica, arce para los aros, el fondo y la cabeza, ébano para el diapasón y accesorios. A veces los accesorios son de otras maderas duras. 

Para el barniz utilizamos gomas y pigmentos naturales diluidos y mezclados en alcohol o en aceite de linaza.

– ¿Escuchas música mientras trabajas?

– Si en general. Suelo escuchar sobre todo música” clásica”  por la radio o discos. Es el tipo de música que más me deja concentrar sobre mi trabajo. 

– ¿Qué tipo de clientes son los que suelen acudir a tu taller?

– Mis clientes son en su mayoría profesionales: músicos de orquesta, profesores, alumnos de conservatorios y otros centros superiores. También vienen algunos aficionados o alumnos de escuelas de música. 

– En tu opinión ¿qué hay que saber para ser un buen luthier? ¿es necesario ser músico? ¿hay que saber tocar el instrumento que se construye?

– Para ser buen luthier, primero diría que hay que tener un buen y solido aprendizaje porque las bases son muy importantes. Luego creo que hay que estar en búsqueda permanente del trabajo bien hecho, y también hay que estar muy atento a lo que espera el músico de su instrumento; cada músico tiene una complicidad y intimidad con su instrumento; es como una parte de su cuerpo, y un buen luthier tiene que respetar esta relación instrumento/músico; esto requiere una cierta forma de humildad porque a veces en cuanto a sonido o calidad de instrumento tenemos opiniones diferentes. 

En cuanto al luthier músico, diría que no es imprescindible. Cuántos grandes maestros no sabían tocar ni el violín, ni la viola ni el chelo.. Ahora en la escuela de luthería que hay en Francia, el aprendizaje de uno de estos 3 instrumentos es obligatorio. 

Es verdad que ayuda bastante porque nos permite evaluar directamente el resultado sonoro de un instrumento nuevo o arreglado y también es una ayuda importante para comprender al músico.

Por mi parte, he tenido la suerte de empezar el violín al conservatorio de pequeña y de seguir la carrera hasta empezar a trabajar como luthier.

– ¿Ya has conseguido construir el que sería el “violín perfecto” para ti?

– Creo que cualquier luthier contestaría lo mismo: para construir el violín perfecto hace falta una vida entera y más… la Perfección es divina….

– ¿Cuánto tiempo se tarda en construir un violín?

– Hacen falta unos dos meses, o más, según nos dedicamos sólo a esto o no.

– ¿Qué te lleva a abrir tu propio taller este pasado año? ¿Por qué en Madrid?

– Llevaba 9 años y medio trabajando con mi maestro. Yo siempre había tenido este sueño de montar mi taller y un buen maestro siempre “empuja” en cuanto ve que el aprendiz esta preparado para volar de sus propias alas. Por motivos familiares no pude montar mi taller antes. En cuanto al lugar, igual, me quedé en Madrid porque no me podía desplazar tan fácilmente. Y hay trabajo: incluso al ser una capital central vienen músicos de toda España. 

– ¿Qué mantenimiento requiere un instrumento como el violín? Aun con un buen mantenimiento y cuidado por parte del músico, ¿requiere algún tipo de puesta a punto cada cierto tiempo, una especie de “revisión médica”?

– El mantenimiento del violín es sencillo: por parte del músico, pasar una gamuza después de tocar para quitar el polvo de resina y secar las partes que entran en contacto con las manos o cuello. El sudor estropea mucho el barniz. Luego aconsejamos una revisión anual del instrumento para lijar el diapasón (un diapasón gastado ensucia el sonido) hacer una buena limpieza del barniz con productos especiales, y pegar los bordes despegados si hay y la marquetería. La visita al luthier también permite prevenir de problemas como por ejemplo fracturas climáticas que pueden aumentar mucho si no se detectan al principio. 

– ¿Te gustaría tener discípulos a los que pasar tus conocimientos o tu técnica?

– Si, de momento no es posible pero en un futuro me gustaría.

– ¿Qué es lo que estás buscando al construir un instrumentos?

– Construir instrumentos es una manera de aplicar nuestras ideas y experimentos, nuestra visión del instrumento al fin de obtener algo que sea realmente propio del constructor. También es una manera de darse, de poner de si mismo en un objeto que sabemos que encontrará su dueño  y tendrá complicidad con él. Un luthier siempre tiene cariño hacia sus creaciones.

– Por último, ¿tienes algún proyecto entre manos?

– Si. Ahora mismo estoy terminando un violín que me han encargado. A ver que tal suena. Esto es como el primer llanto de un bebe; se descubre realmente el instrumento cuando suena por primera vez. 

También tengo un chelo en construcción.

 

RENCONTRE AVEC – Blandine Galy, luthière française installée à Madrid

Par www.lepetitjournal.com | Publié le 20/10/2014 à 22:00 | Mis à jour le 06/01/2018 à 07:30

La luthière française Blandine Galy nous invite dans son atelier madrilène, ouvert en juin 2014, à deux pas de l’Auditorium National de Musique. Une bulle de calme et de lumière qui sent le bois et le vernis.

Blandine Galy, luthière française,Madrid,lepetitjournal.com,EspagneLepetitjournal.com : Il y a de la musique en fond sonore, qu’est-ce vous écoutez en travaillant?
Blandine Galy (photo Déborah Gros) : Le plus souvent Radio Clásica qui programme d’excellentes émissions. Ça me permet de suivre l’actualité musicale espagnole et de connaitre les jeunes talents, qui seront peut-être mes futurs clients !

Qu’est-ce qui vous a amené à Madrid ?
Au départ rien ne me prédestinait à l’Espagne! J’étais plutôt tournée vers l’Allemagne étant donné qu’une de mes grand-mères est allemande et que j’ai étudié cette langue à l’école. Je suis arrivée à Madrid pour le travail et je m’y suis tout de suite sentie à l’aise. Je venais de terminer ma formation à l’Ecole Internationale de Lutherie de Mirecourt dans les Vosges. Le diplôme en poche il fallait que je poursuive mon apprentissage dans un atelier. J’ai rejoint Laurent Lopez à Madrid, un grand luthier, spécialiste du quatuor à cordes (violon, alto, violoncelle). Pendant ma formation j’avais appris à construire des instruments, avec Laurent Lopez je me suis surtout centrée sur la réparation et la restauration. Après 9 ans et demi ensemble j’étais prête à ouvrir mon propre atelier.

Qu’est-ce qui vous plait de l’Espagne ?
Le rythme de vie, l’ambiance, l’accueil. Je trouve que les gens sont pêchus, dégourdis et bosseurs. Dans mon domaine je remarque souvent un petit complexe d’infériorité. On me dit: “En Espagne on n’a pas de grands musiciens”, ce qui n’est pas vrai du tout ! L’Espagne a une forte tradition de lutherie en guitare et d’excellents musiciens. Et puis Madrid est une ville active au niveau musical. Il y a beaucoup de conservatoires et d’écoles privées, plus qu’en France il me semble.

Je suis aussi très intéressée par le patrimoine musical espagnol. Ici on peut voir de magnifiques instruments: au Conservatoire Supérieur, à côté de la gare d’Atocha, il y a par exemple un violon Stradivarius sur lequel j’ai eu la chance de travailler ! Et au Palais Royal un très beau quatuor à cordes est exposé, une commande de la Cour espagnole à Antonio Stradivari, le luthier des rois au 17e siècle.

Quelques mois après l’ouverture de votre atelier n’est-ce pas trop difficile de faire votre place ?
L’avantage c’est qu’en Espagne il y a peu de luthiers spécialisés dans les violons. Donc la demande est forte. En France c’est différent : plus de luthiers donc plus de concurrence. Ici je reçois des clients de nombreuses régions, en ce moment par exemple je travaille pour des musiciens des Canaries et de Murcie. C’est très enrichissant.
Pour l’instant je démarre doucement, c’est normal il faut que je me fasse un réseau. Et puis il faut du temps pour établir une relation de confiance avec les clients. Les musiciens sont très attachés à leur instrument, ils le laissent entre nos mains, à nous de le bichonner!

Est-ce que vous sentez les effets de la crise sur votre activité ?
Oui c’est sûr que les ventes d’instruments ont baissé. Avec une paye en moins par an pour les fonctionnaires, le cadeau de Noël n’est plus forcément le violon. Malgré tout, certains parents sont conscients que si leur enfant possède un bon outil, il sera encouragé à continuer la musique.